Mail de contactooficina@inuevostiempos.es   |    LocalizacinC/ Delicias n8, local dcha. 50017. Zaragoza.

11 - 11 - 2020

Todo lo que debes saber sobre el seguro del hogar

Contrasta la información que te damos para contratar lo que necesitas

nosotros, inmobiliaria nuevos tiempos, delicias, expertos

La mayoría de los españoles tenemos seguro del hogar. No porque sea obligatorio, sino porque cifras como los 384€ de indemnización media por accidente doméstico nos transmiten cierta tranquilidad frente a posibles desastres que puedan acontecer en nuestra vivienda, y sobretodo en las viviendas de nuestros vecinos a causa nuestra.

Pero ¿realmente estamos bien informados sobre las prestaciones de nuestro seguro? ¿Sabemos por qué pagamos una cantidad fija al año que parece caer en saco roto mientras no hay percances? Hoy queremos resolver vuestras dudas a este respecto, para que la próxima vez que contrates o renueves una póliza sepas lo que estás haciendo.

 

Antes de nada: qué tienes que asegurar

El primer paso antes de contratar un seguro es sentarnos a pensar qué es lo que tenemos que asegurar, teniendo claros los siguientes conceptos:

-Continente: se denomina continente a la construcción principal y accesorias, zonas de recreo y deportivas e instalaciones fijas (agua, gas, electricidad y refrigeración).

-Contenido: se denomina contenido a los bienes materiales que se sitúan dentro de la vivienda (mobiliario, electrodomésticas, todo tipo de elementos electrónicos, ropa y efectos personales en general).

Atendiendo a esta clasificación, lo más habitual es uno de los siguientes casos:

-Propietario de una vivienda que reside en ella: asegurará continente y contenido por valor de todos sus bienes materiales.

-Propietario de una vivienda que tiene alquilada sin mobiliario: asegurará únicamente continente.

-Propietario de una vivienda que tiene alquilada con mobiliario: asegurará continente y contenido por valor de dicho mobiliario.

-Alquilado que reside en una vivienda con mobiliario incluido: asegurará contenido por valor de sus efectos personales.

-Alquilado que reside en una vivienda sin mobiliario incluido: asegurará contenido por valor de su mobiliario y de sus efectos personales.


Haz un inventario de tus bienes y efectos personales

Sabemos que no es una tarea apetecible, pero sí muy recomendable. Intenta hacer un listado con todos los bienes de tu propiedad que tengas en tu vivienda y su valor económico. De este modo podrás hacer una estimación de qué cantidad de dinero debes asegurar en la parte de contenido del seguro. Procura además guardar los tickets o facturas de compra, sobretodo de los elementos más caros, ya que esto te permitirá justificar el valor real de los mismos frente a un posible incidente.

Es importante que sepas que si aseguras una cantidad menor de la debida estarás en lo que se llama situación de "infraseguro", algo que puede traerte graves consecuencias, pues en caso de suceder un accidente doméstico el seguro cubrirá sólo la parte proporcional al capital asegurado, y no la totalidad de los daños acontecidos.


Revisa el seguro de tu comunidad de vecinos

La mayoría de los seguros de comunidad de vecinos cubren los riesgos que pueden afectar al continente perteneciente a la misma, pero dado que cada seguro tiene diferentes afectaciones, es posible que alguna de sus cláusulas nos repercuta, por lo que consultarlas puede ahorrarnos algo de dinero en nuestra contratación particular.

 

Consejos a la hora de contratar el seguro

Cuando nos sentamos a negociar cualquier tipo de transacción debemos estar lo más informados posible, por lo que aquí te dejamos varios puntos a tener en cuenta durante la fase previa a la firma del contrato:

-No olvides aportar toda la información sobre tu hogar (situación de la vivienda, uso habitual, situación de propietario o inquilino...), especialmente si tenemos instalado algún sistema de seguridad privado o de protección antirobo, algo que puede derivar en un abaratamiento de la póliza.

-Las prestaciones de los seguros del hogar son bastante similares entre unas y otras aseguradoras, pero hay ciertos puntos que suelen variar y en los que por lo tanto debes poner más atención, y son:

·Daños estéticos.

·Daños eléctricos.

·Garantía de atraco fuera del hogar.

·Garantías complementarias (bricolaje, asistencia informáticas...).

·Joyas, objetos codiciables y objetos de valor especial (en este caso es importante entender qué entiende la compañía por estos tipos de bienes).

-Valor de tasación: valor real o valor de reposición. Este factor variará notablemente la cuantía de la póliza final, por lo que es importante que sepas que se refiere al tipo de tasación de los elementos que conforman el contenido asegurado. Si se tasan según valor de reposición, se tendrá en cuenta el valor del objeto en sí o de uno de similares características, mientras que si se tasan según valor real, al valor del objeto se aplicará una depreciación ajustada a su uso o antigüedad.

-No compares tu póliza con la de tus conocidos. Cada casa es un mundo y los parámetros no suelen ser comparables entre ellas. Sí debes comparar distintos precios para tu caso, de modo que puedas escoger el mejor precio para las mismas prestaciones.

 

Casos de desastres naturales

Es habitual preguntarse qué sucedería en caso de desastre natural (inundaciones, huracanes, terremotos, etc) o de daños por confictos armados (guerras, terrorismo, fuerzas de seguridad o revueltas), pero has de saber que en estas situaciones es el Consorcio de Compensación de Seguros el que se hace cargo. No obstante, en caso de que tu vivienda no dispusiera de un seguro del hogar de cualquier índole, esta cobertura no te incluiría por lo que quedarías desprotegido. Lo que sí sería compensado serían los daños en los elementos comunes gracias al seguro de comunidad, que sí es obligatorio.

 

Excepciones o puntos conflictivos

Hay una serie de puntos más escamosos que te vendrá bien conocer:

-La mayoría de las compañías establecen mínimos y máximos en cuanto a las cantidades a cubrir, para asegurar que el seguro no supone un riesgo para ellos. 

-Viviendas con más de 100 años de antigüedad tendrán problemas para acceder a paquetes básicos.

-Si tu vivienda está construida con materiales combustibles puedes tener un problema con las aseguradoras.

 

Esperamos que todos estos consejos te sean de utilidad. Mientras tanto, ¡seguimos trabajando para mejorar tu vida!

Fuente
Compartir

Ponte en contacto con nosotros

Nombre

Apellidos

Email

Teléfono

Mensaje

Escribe este código
cdigo antispam

Acepto Política de Privacidad